Fuego de Odio por Asghar Khamseh

En Irán está sucediendo algo terrible, se está volviendo costumbre realizar ataques con ácido. Lo cual es horrible acto de violencia, y lo peor del caso es que las estadísticas oficiales van en aumento. Este tipo de acto de violencia es principalmente perpetrado en contra de mujeres y niños con la única intención de destruir la vida de la otra persona provocando terribles mutilaciones, una desfiguración y una tortura, que provoca la destrucción de la vida social y el futuro mismo de las víctimas.

Lo que mueve a las personas a realizar este tipo de ataques en contra de la humanidad, es la intolerancia y miseria cultural en las que vive  esta sociedad. Las razones principales para realizar estos actos tan atroces son rechazos de propuestas de matrimonio, venganza y la solicitud de divorcio. Las pobres víctimas, además de tener que sufrir por los danos físicos, y psicológicos que tienen que enfrentar por las heridas provocadas por estos ataques, también tienen que enfrentarse a la sociedad que los estigmatiza, los etiqueta y culpa como desagracias sociales.

Por otro lado. En Irán, las víctimas se enfrentan a una extrema necesidad de ayuda médica y financiera, así como servicios de asesoramiento. Pero por desgracia, no hay organizaciones gubernamentales o incluso no gubernamentales que asisten a estas cuestiones en el país. Por lo tanto, las víctimas de quemaduras tienen que tratarse a sí mismos con sus recursos, ayudas públicas y las donaciones de caridad.

El fotógrafo Iraní Asghar Khamseh, creó esta potente y perturbadora serie, titulada ‘Fire of hatred’ (fuego del odio), que lo hizo ganador del L’Iris d’Or al fotógrafo del año en los Sony World Photography Awards 2016, en la que retrata a las víctimas de ataques con ácido en Irán, junto a sus crudas historias.

Las imágenes a continuación son perturbadoras, se recomienda la discreción del espectador.

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-01

Somayeh Mehri de 29 años residente de Bam (ubicado en Kerman, a 1164 km al sur de Teherán). Ella decide divorciarse debido a la adicción de su marido, el acoso, la persecución y el encierro. En junio de 2011, su marido arroja ácido en la cara y el cuerpo de ella y sus hijas Raana y Nazanin. Ambas quedaron desfiguradas, Somayeh perdió dos ojos, Raana de 3 años de edad, perdió su ojo derecho y Nazanin de 6 años de edad, también fue quemada a la ligera. Somayeh sobrevivió durante 4 años, sufriendo por el dolor y numerosas operaciones. En abril de 2015, debido a los efectos del ataque, incluyendo la cicatrización pulmonar, murió en uno de los hospitales de Teherán. (En el cuadro, se ve a Somayeh, en los brazos de Raana) Después de la muerte de Somayeh, sus dos hijas viven con su padre. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-02

Shirin Mohamadi una joven de 18 años de edad, residente de Teherán, Por decirle que no a su pretendiente en el primer día del Año Nuevo del 2012. Provoco ser atacada con ácido por él. Shirin perdió su ojo derecho, la nariz, una de sus orejas, su boca fue dañada gravemente y otras partes de su cuerpo fueron quemadas profundamente. Ella ha tenido una gran cantidad de cirugías y todavía tiene que tener más para seguir mejorando su condición. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-03

Mahnaz Kazemi, de 39 años de edad, residente de Qom (provincia ubicada a 130 km al sur de Teherán). Mahnaz siempre fue golpeada y maltratada por su marido, por lo que decidió divorciarse de él. Cuando su marido se enteró acerca de esta petición de divorcio el 13 de julio de 2007, la atacó con ácido. Mahnaz no sólo perdió su belleza, sino también su ojo izquierdo y un oído por completo. Ella ha tenido una gran cantidad de cirugías de reconstrucción y aún necesita más. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-04

Raana Por Amrai de 38 años, y Fatemeh Qalandari de 8 años de edad, son residentes de Kohdasht en Khoram Abad (ubicada en en la provincia de Lorestan, a 676 km del oeste de Teherán). El cuñado de Raana imaginó que ella fue la culpable de que su esposa se divorciara de él. Un día de julio de 2015, arrojó ácido a Raana y Fatemeh, quemándole a Raana la cara, ojos y partes de su cuello, mientras que la pequeña Fatemeh, sufrió quemaduras en el omoplato, la mano y riñones. A ambas se les han realizado numerosas operaciones y todavía necesitan más. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-05

Masoumeh Atai de 32 años de edad, residente de Esfahan (provincia ubicada a 451 km del sur de Teherán). En 2008, se divorció de su marido con un niño. Dos años más tarde, fue atacada con ácido por su suegro. La razón para el ataque con ácido fue que Masoumeh estuvo en desacuerdo con su suegro para reconciliarse con su ex marido. Masoumeh perdió su belleza y su vista. Ella tiene una gran cantidad de cirugías y aún necesita más. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-06

Zivar Parvin de 37 años, residente de Sarabeleh (ubicada a 650 km del oeste de Teherán). Tras la muerte de su marido, su cuñado le propuso varias veces matrimonio. Su respuesta fue no. En la noche del 9 de julio de 2011, su cuñado (junto con su esposa) lanzóron ácido a Zivar y a su hija Yasra de 18 años de edad, mientras estaban durmiendo. 18 días después del ataque ácido, Yasra murió. Zivar perdió su ojo izquierdo por completo. La foto en la mano es Zivar antes de que el ataque de los ácidos. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-07

Maryam Zamani, de 38 años de edad junto a Arezo Hashemi Nezhad, de 13 años de edad, residentes de Teherán. En 2010, mientras que Maryam y sus tres hijas estaban durmiendo, la esposa de su hermano los atacó con ácido a ella y a sus hijos (vengativamente y por envidia). Tanto Maryam y Arezo, una de sus hijas, quedaron completamente desfiguradas. Ellas han tenido muchas cirugías y aún necesita más. © Asghar Khamseh

Fuego-de-odio-por-Asghar-Khamseh-08

Mohsen Mortazavi de 34 años de edad, residente de Teherán. Durante su primer día de trabajo en 2012, su compañero de trabajo le dio la bienvenida con 3 litros de ácido sulfúrico. Después de eso, lo apuñaló 16 veces. Todo esto en venganza por supuestamente hacer llamadas de broma. Sólo una vez que se concluyeron los ataques, su compañero de trabajo entiende que Mohsen no fue quien hizo las llamadas de broma. Mohsen quedó completamente desfigurado y también perdió su ojo derecho, la piel de la cabeza, su tímpano derecho y su oreja. © Asghar Khamseh

Despierta Irán la Violencia no es la Respuesta

Via Universal

Comments

comments